10 de abril 17

SUBA (Sueldo Universal Básico Asegurado)

Proposición propuesta para - Autor : Cristian Berrios

El Sueldo Universal Básico Asegurado (SUBA) es un pago que hará el Estado mensualmente a todos los chilenos, independientemente de su edad, sexo, ocupación o condición social. Este será un monto igual para todos, y resultará de dividir en partes iguales todo lo recaudado en impuestos, por un total equivalente a 10% a los ingresos de las personas y ganancias de las empresas.
Un golpe a la desigualdad
Aunque el ingreso per cápita promedio de los chilenos es de alrededor de $1 millón, la gran mayoría de los chilenos gana mucho menos que eso.
Extrayendo un 10% de ese ingreso, y repartiéndolo en partes iguales, se puede aportar cerca de $100.000 mensuales a cada chileno, lo que disminuye de manera directa la brecha de ingresos, especialmente entre los más pobres.
Todo chileno que gane menos de $1 millón mensual, se verá beneficiado. Y todo chileno que gana más que eso, verá con orgullo cómo sus impuestos mejoran tangiblemente la vida de sus compatriotas.
*Pronto presentaremos otra propuesta para mejorar el acceso a salas cuna y jardínes infantiles a bajo costo.
Niños seguros y menos discriminación a la mujer
Para los menores de 0 a 4 años, el SUBA se utilizará en financiar un buen seguro de salud y contribuir a pagar la sala cuna y jardín infantil de los niños*, dando un salto sin precedentes en educación inicial.
Esto ayudará a sus padres, especialmente a sus madres, a reingresar al mercado laboral y aportar con ingresos a sus familias, reduciendo la discriminación laboral que padecen y acelerando su ascenso en la escala social.
(Mucho) mejores pensiones
Como el sistema público ya cubre la educación de los niños de 5 a 18 años, en este tramo, gran parte* del SUBA se utilizará en mejorar sus pensiones futuras.
Al acumular, durante 14 años, esos dineros en sus fondos de pensión individual, cada chileno tendrá, al salir del colegio, más de $15 millones en ahorros para financiar su pensión.
Esto, sumado a lo que cotice durante su vida laboral, y a los aportes del SUBA que seguirá recibiendo durante su vejez, permitirá a todos los chilenos tener pensiones de primer nivel.
Se estima que cerca del 70% del presupuesto de programas sociales, se pierde en la burocracia del sistema estatal. En cambio, el SUBA es de costo cercano a cero, ya que sólo requiere transferir los dineros, en partes iguales y automáticamente, a las cuentas de todos los chilenos.
Además, se ha comprobado que los aportes directos a las personas son mucho más efectivos que otro tipo de programas.
Por último, al mejorar los ingresos, salud, educación y pensiones de los chilenos, este impuesto permite disminuir otros costos para el Estado, mejorando su eficiencia.

¿O sea que deberé pagar otro 10% de impuestos?

NO, esto no es sumar otro 10% sobre los impuestos actuales. Si bien habrá que hacer modificaciones tributarias, la idea es más bien reorganizar impuestos, de manera que:

Si ganas bajo $1.000.000, lo que pagues en impuestos extras, será siempre menor a lo que recibirás. Por ejemplo, si ganas $300.000, pagarás $30.000 y recibirás $100.000, por lo que en total, ganas $70.000.

Para las rentas más altas, el SUBA irá acompañado de una simplificación tributaria que igualará en 30% la tasa máxima que cualquiera tribute. Es decir, bajaremos la tasa máxima de las personas desde el 40% actual hasta un 30% y subiremos el tributo de las empresas desde el 27% actual a 30%. Con esto se acaban los incentivos a eludir impuestos creando empresas de papel y mejora la recaudación sin necesidad de subir impuestos.

Además, iremos rebajando el IVA, que es un impuesto que golpea más a los más pobres y perjudica el crecimiento; de modo que la economía se reactive. Lo anterior generará mayor crecimiento, que a su vez financiará el SUBA de manera más sustentable que con impuestos.

¿El beneficio es para TODOS los chilenos, o sólo para los que trabajan?
Es para todos y cada uno de los chilenos que residen en Chile, independientemente de su ocupación, edad o situación social. Sólo así se desencadenan todos los efectos virtuosos de la medida y se resuelven temas de pensiones, pobreza, educación inicial, trabajo femenino y salud.